Ambientes

Paisaje, flora y fauna

El Parque Nacional El Palmar pertenece a la Eco-región del Espinal (Distrito del Ñandubay), que forma parte del Dominio Chaqueño. El Parque está constituido en su mayor parte por un ecosistema de sabana templado-húmeda pirogenética, con relieve ondulado, que contiene un mosaico de ambientes bien diferenciables por la estructura de la vegetación. Estos ambientes se distribuyen de acuerdo a las condiciones de suelo: palmar-pastizal, bosques xerófilos o semi-xerófilos, pajonales, bajos inundables y eriales de ex-canteras (ambiente antrópico). A su vez esos ambientes de la sabana están interrumpidos por un ecosistema bastante diferente en fisonomía, estructura y dinámica: la selva y el bosque en galería ribereña, o selva marginal, favorecida por el microclima húmedo y templado que genera el río Uruguay, que ingresa en la sabana por las márgenes de los arroyos tributarios de ese gran río. También secciona la sabana el gran ecosistema acuático que conforman el río Uruguay y los arroyos. Todos los ambientes están salpicados de pequeños afloramientos rocosos de arenisca que propician una mayor biodiversidad.

La fauna del parque es variada. Prestando atención se podrá descubrir pájaros carpinteros sobre las palmeras, el paso fugaz de grupos de ñandúes y solitarias inambú o "perdiz" sudamericana. Al atardecer, el zorro de monte se deja ver en los caminos del Palmar. El carpincho es el mamífero roedor más grande del mundo. Vive en grupos grandes donde haya disponibilidad de agua y pastos tiernos.

Bajos inundables

En las zonas bajas del Parque se observan diversos ambientes acuáticos, en donde se desarrollan una vegetación y una fauna con características propias de tales ambientes. Se encuentran cañadas, que son depresiones que drenan los terrenos altos hacia los ríos o arroyos, y también pequeñas hondonadas donde se acumula el agua, debido a la presencia de suelos arcillosos e impermeables.

En época de lluvias, el agua se acumula formando lagunas temporarias. La evaporación y el drenaje natural del suelo las van achicando hasta desaparecer. Cuando vuelve a llover se repite el ciclo.

Representativa de estas zonas es la paja colorada, que siempre crece en estos suelos inundables y área vecinas. Aquí vive gran diversidad de seres anfibios –es decir, que viven tanto en el agua como en la tierra-, como ranas y escuerzos. La tortuga pintada, diversas aves como garzas y chiflones e infinidad de insectos desarrollan sus ciclos vitales en las lagunas del Parque El Palmar.

Bosque xerófilo

Cerca del río Uruguay, entre la selva y los pastizales con palmeras, crece una irregular faja casi paralela al río, de bosques semixerófilos.
La vegetación xerófila, propia de climas secos, presenta adaptaciones como hojas pequeñas, gruesas cutículas, acumulación de agua en sus tallos y resistencia a la sequedad. La especie dominante es el ñandubay, y entre otras especies características están el tala –cuyos frutos son muy apetecidos por las aves-, el molle, diversas cactus, enredaderas y plantas epífitas.
Estos bosques rara vez superan los diez m de altura. Son poco densos y se pueden distinguir tres estratos: arbóreo, arbustivo y herbáceo. El terreno es arcilloso-limoso, cubierto por un sedimento llamado loess.

Este es el hábitat del cacholote castaño -pájaro de la familia del hornero- que construye complejos y voluminosos nidos.
También habitan en esta zona, en particular cerca del camping, las cotorras, que se caracterizan por hacer grandes nidos comunales con ramas espinosas, donde cada pareja tiene un cubículo propio. Estos nidos llegan a tener hasta 20 compartimientos y superan los 2 metros de diámetro. En esta zona también es común observar lagartos overos, vizcachas y urracas.

Palmar pastizal

El ambiente emblemático del Parque es el de palmar-pastizal. Éste cubre un 60 % de la superficie total del área protegida, y en él se encuentra la mayor diversidad de especies. El suelo es arenoso, húmedo y ácido.
La palmera yatay es autóctona y vive en grupos de edades relativamente homogéneas. Tiene flores amarillas en conjuntos densos, y da frutos anaranjados y dulces.
Los bosques de yatay son casi puros, es decir que hay gran cantidad de ejemplares de esta única especie, acompañados por diversas hierbas y arbustos (chilca, espinillo y otros) en un terreno cubierto por un denso pastizal.

El pastizal está constituido por gramíneas diversas, que forman un tapiz herbáceo denso y alto, que no deja al descubierto el suelo. Mantiene su color verde durante casi todo el año, excepto en épocas de sequía, en donde toma un color amarillo grisáceo, y es propenso a los incendios.
El perfil esquemático del terreno muestra ondulaciones, con afloramientos de areniscas cuarzosas.
El color varía desde el pardo con matices amarillentos rojizos, hasta el rojo intenso. El suelo está compuesto de arena y rodados con una pequeña capa de humus en la superficie.

Selva en galería

A lo largo de las márgenes de ríos y arroyos se forma una vegetación densa, producto de una temperatura y humedad constantes en todo el año. Es llamada selva en galería ya que las copas de los árboles de ambas orillas se tocan entre sí creando un microclima particular.
Encontramos enredaderas, plantas epífitas y parásitas, junto a ejemplares de alto porte como el laurel, ingá, espina de corona y otros.
La selva se forma al depositarse sobre las márgenes, las semillas y sedimentos que transportan los ríos y sus afluentes (en este caso, el río Uruguay).
Dentro del Parque esta vegetación es considerada continuación de la Selva misionera, típica de la región subtropical, cuyas especies van disminuyendo gradualmente en número a medida que bajan las aguas del río Uruguay.
La vegetación de la selva presenta varios estratos o niveles de comunidades arbóreas y arbustivas.
Al presentarse la vegetación estratificada y por ser más densa, se manifiesta entre las especies una competencia intensa por la búsqueda de la luz solar.
Las especies más comunes de la selva en galería del Palmar son el mataojos y mirtáceas como el guayabo colorado, cuya corteza es lisa y fría al tacto. Las aves típicas que habitan en las selvas son de la especie de los arañeros, como el silbador.

El terreno presenta suelos blandos, finos, limosos, arcillosos y compactados.

Generalmente se distinguen:
  • Estrato arbóreo superior
  • Estrato arbóreo inferior
  • Estrato arbustivo
  • Humus
  • Arcilla
  • Arenisca cuarzosa
  • Afloramientos rocosos